7 nov. 2014

Desafíos de la lactancia materna: TENGO MUCHO DOLOR




La lactancia materna es una experiencia maravillosa. Sin embargo trae consigo diferentes desafíos para la mamá que da de lactar por primera vez. En un mundo en el que tenemos tantas marcas de leches de fórmula, podría ser muy fácil que la mamá se rinda o decida no amamantar a su bebé antes de intentarlo.
Sin embargo muchos de los desafíos de la lactancia materna se resuelven conociendo el caso de otras mamás que pasaron lo mismo que tú y salieron exitosas de sus propios desafíos.




En este oportunidad Ivanna nos cuenta su mayor desafío durante la lactancia materna: TENGO MUCHO DOLOR


Siempre estuve convencida de que la lactancia exclusiva era lo mejor para mi bebé, por un tema de alimentación, protección contra las enfermedades y apego, El problema fue que en el curso de estimulación temprana que recibí me dijeron que "si uno da bien de lactar no duele". Entonces nunca estuve preparada para lo que me iba a pasar.
Empecé a sentir dolor desde los primeros días, preguntaba a las enfermeras de la clínica y me decían lo mísmo, "seguro es que no lo estás colocando bien" o "quizás tus pezones no están bien preparados aún" respondían, Entonces intentaba e intentaba pero los días pasaban y el dolor era más fuerte. El dolor llego a un punto en que pensé que quizás tenía mastitis o algo porque me dolía mucho así que fui a la clínica me revisaron y sólo vieron unas pequeñas heridas, me dijeron que no tenía mastitis que me hechara crema para la irritación pero no le tomaron importancia a mi dolor. También fui al lugar donde recibí la estimulación temprana y hablé con la misma chica "experta en lactancia" y me explicaba que no tendría por qué dolerme, que seguro era porque no lo estaba colocando bien, Así que me enseñó cómo hacer y yo le decía: pero igual me duele... Y me respondía "que raro, no te preocupes conforme le coloques bien poco a poco va a pasar..." Yo no entendía porque me dolía tanto... 






La verdad es que estuve apunto de tirar la toalla, mis hermanas mayores y mi madre no habían dado de lactar así que no sabían como ayudarme... Me compré un sacaleche para poder sacarme leche y darle aunque sea así mi leche materna... Y ayudó un poco, pero yo seguí intentando, me puse esas pezoneras de silicona que me dijo una amiga que estaba usando y nada..se me complicaba porque el dolor ya no era sólo al dar de lactar sino también cuando no daba de lactar, sentía que me hincaba por dentro y no podía ni sobarme...fue muy complicado... 


Un día vino una amiga de viaje a visitarme y le conté lo que estaba pasando y nunca voy a olvidar lo que me dijo.. "Es verdad, a mi también me dolió y mucho" era la primera persona que sentía lo mismo y me dijo también que probó de todo y nada y yo le pregunté: ¿qué hiciste entonces? Y me dijo.."la verdad, pasando los 3 meses recién te va a pasar el dolor, pero debe ser porque se debe formar un callo o sino es que ya te acostumbras al dolor.." En ese momento me di cuenta que hay la posibilidad de que el dolor nunca me pase y tome una decisión: sabía que dependía de mi querer seguir intentando darle algo que sabía que iba a ser para el bien de mi hijo así que decidí continuar apesar del dolor... Cuando hablaba con el pediatra sobre sí estaba todo bien con mi hijo (porque la verdad es que no sentía que me salía tanta leche tampoco), el pediatra me decía "lo que estás haciendo, está bien, así que continúa con eso" pues el bebé crecía y subía bien de peso y la verdad es que esas palabras me animaban a continuar. 

Después una amiga con la que me crucé una vez le conté mi problema de lactancia, me dijo que pertenecía a la "liga de la leche Perú" y me prestó un libro. Ahí vi las formas que uno puede dar de lactar y aprendí a darle de lactar echada, pues esa era la manera que me ayudaba a mi a relajarme apesar del dolor...y así seguí y seguí hasta que efectivamente el dolor fue bajando y la verdad nosé si es que me llegue a a acostumbrar o fue que me salió un callo pero lo importante fue que mi hijo en todo el primer año nunca nunca se enfermó. No tuve noches de desvelo por gases ya que la leche materna a diferencia de la fórmula, se digiere muy bien en el bebé, y bueno... la sensación de amamantar a tu hijo es maravillosa. Ver como se alimenta de ti es muy especial... Y tan terca seguí que le di de lactar hasta los 2 años!! Y no me arrepiento, así que cuando venga mi segundo hijo, estaré más mentalizada en que habrá dolor, pero se que va a pasar y definitivamente va valer la pena el esfuerzo.




El testimonio de Ivanna es un testimonio de perseverancia, fuerza, valentía pero sobre todo de AMOR, amor a pesar del dolor.  Y es que así es la lactancia materna, nadie te dice que te dolerá los primeros meses, que se agrietarán tus pezones y sangrarán aunque estés haciendo la técnica a la perfección. Nadie te dice que se resecarán y cambiará la piel de tus pezones hasta 3 veces, todo esto hasta que se forme una piel gruesa, que soporte el dolor o hará que te duela menos. 


"Tibio amor con sabor a leche, te regalo mi alimento cultivado en el alma" Claudia Farias





SIGUE A MAMÁS GALLINA EN LAS REDES SOCIALES:

  Síguenos en Facebook Síguenos en Instagram Síguenos en Twitter

2 comentarios:

  1. Un blog de experiencia personales con la maternidad.

    Www.unhijoesamor.com

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar