21 oct. 2014

El matrimonio y la llegada del primer bebé



La llegada de un bebé revoluciona todo en la vida de sus padres y el matrimonio no es la excepción. Así nos lo cuenta Lorena en su propia experiencia:

Siempre nos llevamos muy bien con mi esposo, las discusiones eran contadas y se resolvían fácilmente. A los 2 años de casados tuvimos a nuestra primera bebé y comenzamos a discutir más frecuentemente. Las reconciliaciones se hacían cada vez más difíciles. No sé si era el cansancio o mis hormonas revueltas pero nos asustábamos de tantas discusiones seguidas... Peleábamos de todo: que no me ayudas lo suficiente, que dejas todo tirado, que la leche está muy fría, etc, etc...




La situación de Lorena puede ser común en muchos hogares, y no es que un bebé traiga problemas sino la pareja pasa por una etapa totalmente nueva y con muchos aspectos más para ponerse de acuerdo.
Es por esto importante que antes que nazca el primer bebé la pareja pueda tener un tiempo de conocerse, quizás 2 a 3 años sin hijos, o el tiempo que decida cada pareja. Ese tiempo es muy importante porque el primer año de matrimonio es de constantes roces, así que es mejor pasar esa etapa solos.
Sin embargo si este no fue tu caso, te casaste y rápido tuvieron a su primer bebé o de lo contrario están en continuas discusiones a pesar que tuvieron tiempo solos pues este no es el fin. Todo lo contrario esfuércese por aprender a lidiar con sus incompatibilidades y ofrecerle a su hijo un ambiente de seguridad, cariño y paz en su hogar.
Estas son algunas recomendaciones para pasar esta etapa de continuas discusiones de la forma más rápida posible:

1. Compréndanse. Su esposa está pasando por una revolución hormonal que altera químicamente su cerebro, por ende su respuesta a determinadas situaciones estresantes puede ser extrema!. Ahora puede mostrarse más sensible, voluble e inestable, es importante que la mamá se sienta apoyada y soportada por su esposo. De igual manera esposas, comprendan a sus esposos. No pretendan que ellos lean sus pensamientos, háblenles de forma clara de cómo se sienten y cómo ellos podrían ayudar a pasar esta etapa.

2. Enfóquense en el propósito por el que se casaron: no sé si alguna vez pensaron en esto, pero como pareja es importante que tengan un propósito por el cual desearon casarse. ¿cómo su matrimonio puede hacer algo relevante en la sociedad?

3. Recuerden que son diferentes. No creas que la raíz de sus discusiones es porque son muy diferentes. Todos los matrimonios están compuestos por personas muy diferentes, es más aunque no lo crean fue eso lo que los atrajo! Es muy cierto eso de que polos opuestos se atraen. Es por esto importante que tengan un propósito juntos, para que sus diferencias no los desanimen. Las diferencias están puestas allí también por una razón. ¿Te casaste con  alguien desordenado? Pues es una magnífica oportunidad de desarrollar tu paciencia y creatividad. Créeme que las necesitarás mucho para tus hijos. ¿Te casaste con un gastador(a)? Excelente oportunidad para hacer un presupuesto por escrito, colocar cada rubro en sobres, cancelar todas las tarjetas de crédito y aprender a disciplinarnos con  el dinero. Estos pequeños hábitos son los secretos de los grandes millonarios.

4. Autocontrol. Aprendan a nunca pero nunca discutir delante de su hijo, tenga la edad que tenga ellos perciben los climas de hostilidad y eso genera inseguridad en ellos. Si algo no te parece muérdete la lengua y discutan el problema en un lugar donde el bebé no los pueda escuchar ni ver. Esto además les hará entrenar su autocontrol. Muchos padres se preguntan porqué sus hijos hacen rabietas, no obedecen, pegan, etc. Muchas veces este comportamiento es sólo imitación de lo que los niños ven en sus padres. Si le tiras la puerta a tu cónyuge, ¿porqué te sorprendes cuando tu hijo adolescente hace lo mismo contigo?. Si no obedeces las reglas de convivencia como respeto a tu cónyuge y a tu prójimo, ¿cómo luego puedes exigirle a tu hijo respeto por ti? Si explotas cada vez que tu pareja hizo algo mal, ¿qué clase de ejemplo le estas dando a tu hijo sobre autocontrol y tolerancia?

5. Organícense. Pongan por escrito las tareas diarias que deben hacer y repártanlas como ustedes acuerden. Ténganla a la vista (por ejemplo en la refrigeradora) para que cada uno recuerde la tarea asignada y no se acumule el trabajo de la casa.

6. Comuníquense. Cualquier cosa que les moleste debe ser comunicada de forma respetuosa y a solas. No se guarden las cosas pensando que sólo se resolverá, eso sólo agrandará el problema.

7. Reserven un tiempo solos. A pesar del cansancio que puedan tener es importante que no descuiden su relación. Reserven un tiempo a solas para conversar sobre cómo se sienten, sus deseos y anhelos, coman algo diferente o hagan algo especial. No es necesario salir de la casa para tener un tiempo especial con tu pareja. Si no quieres dejar a tu bebé con otra persona organícense para un día a la semana acostar al bebé más temprano de lo usual, y conviertan su sala en un pub privado, pongan su música preferida, pidan algún delivery de comida y ¡que comience su noche! No recomiendo ver películas porque usualmente el cansancio hace que sólo puedan ver los 5 primeros minutos antes de que caigan dormidos. Los juegos de mesa son también una buena herramienta para amenizar la noche.

8. Busquen ayuda. Una pareja a la cual ustedes puedan acudir por consejo es muy importante para todo matrimonio. No busques a tu amiga que habla mal de su esposo, o a tu amigo el borracho que le es infiel a su esposa. Busquen personas a las cuales ustedes admiren y sean un ejemplo a imitar. No esperes a que tu relación esté al borde del abismo para recién pedir ayuda. Busca aquella pareja desde ahora, cultivar amistades que nos influencien positivamente es necesario para tu matrimonio.

Tener un buen matrimonio no es fácil. Requiere mucho esfuerzo y trabajo diario, pero la recompensa es de lejos muy buena no sólo para ustedes sino para sus hijos.

SIGUE A MAMÁS GALLINA EN LAS REDES SOCIALES:

  Síguenos en Facebook Síguenos en Instagram Síguenos en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario