30 dic. 2014

Preparando el presupuesto para la llegada del bebé

La llegada de un bebé es un gran acontecimiento en la familia, sea que haya sido planificado o no, implica una gran cantidad de cambios para el hogar, cambios para los cuales debemos estar preparados pues sucederán de todos modos.

Mi recomendación es que una familia desde que es constituida tenga el control de sus finanzas con un presupuesto mensual hecho al detalle por la pareja y bajo el compromiso de respetarlo mes a mes. La finalidad del presupuesto no es hacer sentir a los miembros de la familia aprisionados o faltos de libertad, todo lo contrario, es ponerle riendas al dinero enseñándole quien manda para así no acabar como su esclavo al cederle la posición de dominio, sobre todo en tiempos donde el consumismo se ha apoderado de gran parte de la sociedad.




Si tenemos un presupuesto familiar, el solo hecho de saber que hay un bebé en el horno implica que hagamos cambios en él afinando detalles y sobre todo que incluyamos nuevos rubros que antes no teníamos necesidad de incluir.

Si la pareja no tenía el hábito de manejar un presupuesto familiar mensual pues es un excelente momento para hacerlo si no desean que las cosas se pongan complicadas siendo el nuevo miembro de la familia uno de los afectados y sin culpa alguna.

Algunos rubros recomendados a añadir en el presupuesto familiar son:

1.- Controles médicos de la nueva mamá: Si tu seguro no los cubre sería bueno que los incluyan en sus gastos mensuales a fin de asegurar un cuidado prenatal correcto tanto de la madre como del bebé.



2.- Vitaminas y suplementos nutricionales: La nueva mamá debe estar muy bien nutrida y alimentada en el dulce proceso de la espera y aún después del parto, por ende es básico incluir en el presupuesto familiar los suplementos que su médico le recomiende.



3.- Ropa materna: Con el paso de los meses el cuerpo de la nueva mamá irá cambiando, para lo cual necesitará ropa nueva y más cómoda que le permita disfrutar de su embarazo.



4.- Pañales: Lo sé, el bebé aun no ha nacido y leer que hay que ahorrar para pañales habrá dibujado un signo de interrogación en las cabezas de más de uno. El tener que comprar pañales ha sido la queja más común que mi esposa y yo escuchamos cuando estábamos en la dulce espera, pero, si sabemos que el bebé tendrá que usar pañales si o si, entonces, ¿por qué no incluir de una vez un rubro que nos permita ahorrar para comprarlos cuando nazca? Lo recomendable es acumular este ahorro mensual en un sobre aparte pues dejarlo en la cuenta de banco puede ser tentador para gastarlo en otra cosa. Su bolsillo se los agradecerá.


5.- Vacunas: Si su seguro no las incluye y desean comprar vacunas en una clínica particular les recomendamos ir ahorrando para ellas pues suelen ser muy costosas. Sin embargo, si se cuenta con un seguro estatal pueden aprovechar que ya pagan por ellas con sus aportes de impuestos y así no tendrán que considerarlas en su presupuesto, salvo aquellas que el seguro social no incluya. Sólo una recomendación adicional aquí, yo sé que todos queremos lo mejor para nuestros hijos, pero créanme que no es buena idea preguntarle al pediatra de la clínica si sus vacunas son mejores que las gratuitas del estado pues la respuesta será obvia ya que ellos no ganan poco al venderlas.



6.- Fondo de emergencias: Todos nosotros quisiéramos que las emergencias no existieran pero por desgracia ahí están para darnos desagradables sorpresas en cualquier momento. No podemos controlar el momento en que aparezcan pero sí podemos prevenir los efectos que dejarán en nuestro hogar. Ahorrar una cantidad de nuestros ingresos al mes para dirigirlos a una cuenta exclusiva para cubrir una emergencia es digno de una persona prevenida y sabia. El embarazo es una hermosa etapa que la pareja debe disfrutar con mucha ilusión pero también con los pies sobre la tierra pues las posibilidades de una emergencia se incrementan. Tener un fondo de emergencias en una cuenta diferente a la de nuestros gastos corrientes permitirá a la mamá disfrutar con más tranquilidad de su embarazo sin la preocupación de que si algo sucediese no tuvieran como afrontarlo. Si son de los que piensan que las tarjetas de crédito están ahí para cualquier emergencia pues les recomiendo comenzar a pensar diferente de ahora en adelante, no olviden que el peor momento para pedir un préstamo es una emergencia. Si no me creen pregunten a todas las familias que terminan en graves problemas financieros por cubrir emergencias médicas con deuda.



Un par de consejos antes de terminar:

-         -  Como ya dije antes, todos queremos lo mejor para nuestros hijos, pero no olvidemos que las empresas que venden artículos para bebés ven a los padres (sobre todo a los nuevos) como sacos de dinero que por amor a sus hijos son capaces desembolsar grandes cantidades. Hagan una lista de que van a necesitar cuando el nuevo miembro de la familia llegue a casa, y cuando digo “necesitar” me refiero a realmente “necesitar”. No olvidemos que los bebés suelen dejar las cosas demasiado rápido. No estoy diciendo que comprarle un lindo juguete este mal o nos va a convertir en irresponsables con el manejo del dinero, pero siempre recordemos que el bebé no sabe del valor económico de las cosas que se le dan y que lo que siempre va a valorar más es recibir amor, paciencia y tiempo de calidad con los papás. Existen diferentes páginas web de venta libre donde muchos padres ponen en venta artículos que sus bebés usaron muy poco o casi ni llegaron a usar pero a la mitad de precio de las tiendas.

 -  Si la pareja tiene deudas antes de la llegada del bebé pues es buen tiempo para procurar librarse de ellas y así tener mayor liquidez al momento del nacimiento.  Además y sobre todo lo más importante, manejar correctamente el dinero será algo que nuestros hijos aprenderán de nosotros por como vean que lo hacemos, así que preocupémonos en darles una excelente educación financiera.

SIGUE A MAMÁS GALLINA EN LAS REDES SOCIALES:

  Síguenos en Facebook Síguenos en Instagram Síguenos en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario